Arte y Diseño

 
I CURSO DE RETRATO - HOUSE
-

Comenzamos el primer curso de retrato. El personaje para ser retratado ha sido el actor Hugh Laurie, más conocido como el doctor HOUSE en la famosa serie del mismo nombre. Mi decisión por este actor es porque tiene una cara de rasgos muy claros lo que hace que sea más “fácil” dibujarlo.

 

 

 

 

ANTES DE EMPEZAR
 

Antes de lanzarnos a dibujar, debemos dedicar unos minutos a la observación de la cara de la persona que vamos a retratar. Debemos intentar buscar aquellos rasgos más característicos que hagan que sea esa persona y no otra. 

En el caso que nos ocupa es bastante fácil identificar esos rasgos. Lo primero que llama la atención es la penetrante mirada, los ojos ligeramente saltones y la ausencia de distancia entre las cejas y los párpados. Ese será el foco principal de nuestro retrato, por lo que debemos ser muy cuidadosos. Otros rasgos que podemos observar son, cara alargada con la musculatura de la mandíbula muy marcada, la gran distancia que hay ente la nariz y el comienzo de la boca, la ausencia del labio superior y lo pronunciado de los músculos bajo el labio inferior.

 Una vez que tenemos claro todo esto y hemos dedicado unos minutos a la observación, nos ponemos manos a la obra.

EL MATERIAL

El material que yo he utilizado para este primer curso ha sido lo siguiente:

-         Un lápiz B

-         Un lápiz 3B

-         Un lápiz 6B

-         Creta blanca (en barra o lápiz)

-         Un difumino o el dedo

-         Goma amasable

-         Y por supuesto papel, que este caso es Canson Gris Franelle- 122

PREPARACIÓN

 Lo primero que hago es cortar el papel en dos mitades puesto que el tamaño es muy grande y con una hoja tamaño A3 más o menos es más que suficiente. A estas dos mitades le quitamos una pequeña parte (de la parte más larga) para que no quede demasiado largo y estrecho el papel. En definitiva, obtendremos dos trozos de aproximadamente 32’5 x 45 cm.

 

LECCIÓN 0: El boceto

 De un buen boceto depende un buen dibujo y en el caso de los retratos el boceto es lo principal, puesto que será el que nos “guíe” a través de todo el proceso. Por tanto es muy importante dedicarle un buen rato hasta que los resultados sean satisfactorios.  Por norma general, lo primero que hago es trazar una línea que nos marcará la posición de los ojos, para ello utilizaremos el lápiz B sin apenas apretar contra el papel. Perpendicular a esta trazaremos otra línea que nos determinará la posición de la nariz y la altura de la cara. Estas dos líneas podemos trazarlas de igual forma sobre la foto original para que nos ayude mejor a ver donde va cada cosa. Repito que estas líneas guía son algo opcional que en este caso sí las he dibujado para que se vea más claro, pero con el tiempo dejas de hacerlas y las “ves” mentalmente. 

Una vez hecho esto, continuamos todo el proceso del boceto con el lápiz B, intentando no apretar mucho contra el papel para poder borrar en caso de que fuese necesario y no dejar el papel marcado. Empiezo siempre por el ojo izquierdo, por aquello de ser diestro y me ayudo de la línea antes indicada. Aquí es donde es muy importante tener en cuenta las nociones básicas vistas anteriormente.  Una vez hecho el ojo izquierdo paso al derecho y luego al resto de la cara. En todo este proceso de abocetado es importante fijarse muy bien en el original, en distancias entre los diferentes elementos de  la cara, en las proporciones, etc. Es preferible dedicarle un buen tiempo antes de pasar a meter sombras. El boceto final debería ser algo así:

 

Como se puede ver, en esta fase inicial el parecido es casi nulo. Cuando hayamos terminado con el boceto, pararemos unos minutos, descansamos y tras ese tiempo volveremos para ver si encontramos fallos. También sirve de ayuda el dar la vuelta al dibujo y mirarlo al revés o ponerse frente a un espejo. Siempre se encuentra algún fallo que no veías antes.

 Vuelvo a insistir en la importancia de un buen boceto, ya sé que a todos nos entra ganas de ponernos a sombrear lo antes posible, pero si nos saltamos esta fase o no le damos la suficiente atención, los resultados no serán buenos.

LEECCIÓN 1: LOS OJOS,

  Empezamos con lo bueno, el sombreado. Como en el caso del boceto, siempre empiezo por los ojos, ya que si no consigo que se parezcan al retratado y no “miren” no sigo con el dibujo y empiezo de nuevo. Es muy importante conseguir unos buenos ojos, unos ojos que no sean demasiado grandes en comparación con la cara (típico error al principio), que no parezcan ojos de pez y que tengan brillo.

 Aquí se puede apreciar los ojos abocetados: 

 
 
Como podemos ver, no siguen el típico esquema del ojo que dibujábamos cuando éramos pequeños y además, como se aprecia en el dibujo, ni siquiera son los dos iguales (algo que siempre debemos tener en cuenta, ya que casi nadie tiene los dos ojos iguales). Además, en el caso que nos ocupa, el actor no tiene los ojos perfectamente centrados, podemos apreciar que el ojo que queda a nuestra derecha se va ligeramente hacia la derecha y eso es algo que debemos reflejar en el dibujo, puesto que de no ser así, habría casos en los que perdiésemos algo del parecido y oiríamos la típica frase de “Uhmm, se parece pero le veo algo raro”.
 PASO 1

Comenzamos por el ojo de la izquierda (lo explicado para éste, vale perfectamente para el otro. Empezamos a dibujar el ojo con el lápiz 3B; comenzamos por marcar la pupila, reservando el espacio para el correspondiente brillo y dibujamos la línea correspondiente al párpado superior.

 
PASO 2
 
Dibujamos ahora el resto del iris, teniendo en cuenta que en la parte superior deberá ser más oscuro por la sombra producida por el párpado. Marcamos también las sombras en el globo ocular para que adquiera volumen y empezamos a marcar las sombras más oscuras alrededor del ojo, correspondientes a la arruga que forma el párpado, pestañas y arrugas en la comisura del ojo.
 
 

PASO 3

A continuación delimitamos el párpado inferior mediante la línea de las pestañas y comenzamos a sombrear suavemente el párpado. Para ello podemos ayudarnos del dedo o de un difumino y conseguir así un efecto más suave. No debemos preocuparnos en exceso ahora por la oscuridad de las sombras, puesto que en todo momento y según vayamos avanzando habrá que valorar si necesita o no más sombra.

PASO 4

Aquí es donde conseguiremos dar mayor vida al ojo. Para ello añadimos el brillo correspondiente en la pupila, utilizando creta blanca, en el globo ocular para simular la humedad del ojo y en ciertos puntos del párpado inferior. Como se puede apreciar en la imagen, el resultado empieza a ser realista.

 

Realizamos todo lo anteriormente dicho sobre el ojo de la derecha para obtener la mirada del personaje. Si todo va bien, deberíamos tener algo parecido a esto

 

 

Ir a la lección 2 >>

 


VOLVER A TUTORIALES

 

 

  PrincipalRetratosLápizÓleo | IlustracionesModelismoSobre el autor | Libro de visitas

 

 
 

Todos los derechos de las imágenes pertenecen a su autor Luis Enrique Gutiérrez Serrano, salvo cuando se indique lo contrario.

Página optimizada para una resolución de 800 x 600

© Serrano 2005